CIENCIAS NATURALES

BLOQUE I: ¿CÓMO MANTENER LA SALUD?

TEMA 1. CARACTERÍSTICAS DE HOMBRES Y MUJERES

El_cuerpo_humano.jpg
“Los caracteres sexuales son las diferencias existentes entre el cuerpo de la mujer y el hombre.”

“Se denominan caracteres sexuales primarios al conjunto de órganos internos y externos que forman parte de nuestro aparato sexual; los tenemos desde que nacemos y nos permiten saber si somos niños o niñas.”

“Los caracteres sexuales secundarios están constituidos por las formas físicas externas que hacen diferente a las mujeres y a los hombres.”

“Una vez que los caracteres sexuales se desarrollan, te conviertes en una persona sexualmente madura.”


En el cuerpo del hombre el aparato sexual está conformado por los testículos, los conductos deferentes, la próstata, las vesículas seminales y el pene. A partir de la adolescencia, en los testículos se forman los espermatozoides,que son las células sexuales masculinas.

En un momento determinado, los espermatozoides salen del cuerpo contenidos en un líquido espeso. A ese líquido con los espermatozoides se le llama semen.


aparato_reproductor_masculino.pngrep_masc.JPG

En la mujer el aparato sexual está conformado por los ovarios, las tubas uterinas, el útero o matriz (un órgano hueco parecido a una bolsa), la vagina (que comunica la vulva con el útero) y la vulva, conformada por el clítoris, los labios menores y los labios mayores.

CanceresGinecologicos_a150px.jpg Dibujo_thumb.png

En los ovarios se producen las células sexuales femeninas llamadas óvulos. Los óvulos son células más grandes que los espermatozoides, pero ninguno de los dos puede verse a simple vista.

El espermatozoide se une con el óvulo y se forma una célula única a la que se le llama cigoto, en un proceso que recibe el nombre de fecundación.

Al producirse las células sexuales femeninas y masculinas el cuerpo humano está sexualmente maduro y en condición de procrear. El hombre tendrá una eyaculación con la salida de semen y la mujer iniciará su primera menstruación.

Si ocurre la fecundación, el cigoto se adhiere al interior del útero, y en la mujer se desarrollará un nuevo ser.


¿QUIERES VER UNAS LÁMINAS INTERACTIVAS? HAZ CLICK AQUÍ


APARATOS_Y_ORGANOS_DEL_CUERPO_HUMANO.jpg


VISITA UNA PÁGINA EDUCATIVA DEL GOBIERNO DE


CANARIAS PARA CONOCER LOS APARATOS Y


ÓRGANOS DEL CUERPO HUMANO.

HAZ CLICK AQUÍ







TEMA 2

EL SISTEMA NERVIOSO

El sistema nervioso está compuesto por órganos que reciben información del medio que nos rodea, la procesan para dar una respuesta y transmiten está a nuestros aparatos y sistemas. Así podemos ver, oír, olfatear, saborear la comida o sentir frio, calor o dolor; y como respuesta podemos movernos, alejarnos del calor o del frio excesivos o del peligro. Además, nos permite el pensamiento y la reflexión sobre nuestros actos.
El sistema nervioso también recibe información del interior de nuestro cuerpo, por esa razón sentimos apetito, sed o dolor y como respuesta comemos, bebemos agua
o alejamos nuestro cuerpo del estímulo doloroso. Además, este sistema controla muchas funciones del organismo sin que tengamos que pensar en ellas, por ejemplo, el latido del corazón y la respiración.
Nuestro sistema nervioso se mantiene en relación y comunicación continua con todos los órganos. Como los aparatos y sistemas están comunicados entre sí, las enfermedades que afectan a uno, tienen algunas veces efectos en los demás. De la estabilidad y el buen funcionamiento del sistema nervioso depende que se lleven a cabo de manera adecuada las demás funciones.
Los órganos que forman parte del sistema nervioso pueden llegar a dañarse por accidentes, enfermedades o el consumo de sustancias toxicas y drogas. Para cuidarlos es necesario realizar acciones como:
Dormir ocho horas diarias en promedio.
Incluir en la dieta alimentos ricos en vitaminas del complejo B: hígado, pescado, cereales y leguminosas.
Llevar una dieta correcta y equilibrada.
Hacer ejercicio físico.
Evitar golpes en la cabeza; pueden ocasionar danos severos en el sistema nervioso e incluso la muerte.
Evitar emociones negativas: establecer relaciones cordiales y saludables con las personas, y tratar de resolver los problemas mediante el diálogo y la tolerancia.
Evitar el consumo de tabaco, café y alcohol.
Evitar exponerse al humo del tabaco, pues causa el mismo daño que fumar.














El aparato locomotor
Este aparato está formado por músculos, huesos y articulaciones. Para conocer algunas de sus características toca los huesos de tu codo. .Son duros o suaves?
Esta propiedad de los huesos da soporte y protección a los órganos importantes del cuerpo.
El aparato locomotor también permite el movimiento de tu cuerpo. Está integrado por el sistema muscular (constituido por músculos) y el sistema óseo (formado por los huesos, ligamentos, cartílagos y articulaciones); y a ambos los coordina el sistema nervioso (formado por una red de tejidos y terminaciones nerviosas).
Los huesos, además de dar protección y soporte, también participan con los músculos para dar forma al cuerpo. .Sabes a cuales órganos protegen? Toca tu cabeza y tus costillas; los huesos que percibes protegen órganos importantes como el cerebro, el corazón y los pulmones.
Además, los huesos son una gran reserva de sustancias como calcio y fosforo, que son muy importantes para la función reproductiva de la mujer durante el embarazo y la lactancia.
Para evitar que tengas lesiones en tu aparato locomotor y pierdas movilidad, sigue estas medidas:
Mantén una posición correcta al sentarte, estar de pie, caminar o cargar una mochila pesada.
Practica deportes.
Aliméntate con una dieta correcta.
Consume alimentos ricos en vitamina D, como los productos lácteos y el pescado, ya que esta vitamina ayuda a fijar el calcio a tus huesos y dientes y los fortalece.
Evita acciones de riesgo para prevenir fracturas y otros danos en tu columna vertebral.









El aparato circulatorio
El aparato circulatorio consta del corazón, sangre, arterias, vasos capilares y venas. Su función es llevar la sangre a todo el cuerpo; a esta acción se le conoce como circulación sanguínea.
La sangre, al ser impulsada por el corazón, circula por el cuerpo a través de arterias y venas. La sangre que fluye por las arterias lleva el oxígeno y los nutrimentos a todo el cuerpo.
La sangre de las venas transporta el dióxido de carbono y los desechos del cuerpo para su
Eliminación.
Al transportar la sangre por todo el cuerpo, el aparato circulatorio se relaciona con los demás sistemas y aparatos, pero de manera directa se relaciona con el respiratorio (al transportar en la sangre el oxígeno y el dióxido de carbono) y el digestivo (al transportar los nutrimentos).







El aparato digestivo
El aparato digestivo está formado por boca, faringe, laringe, esófago, estomago, intestinos delgado y grueso, recto y ano. El hígado, el páncreas y la vesícula biliar son órganos que proporcionan secreciones necesarias para digerir los alimentos.
Durante la digestión, los alimentos se transforman en nutrimentos simples que se distribuyen por el cuerpo a través de la sangre. De ellos obtenemos la energía para realizar actividades como jugar, correr y estudiar.
Por lo tanto, la función del aparato digestivo es procesar los alimentos que consumimos, es decir, prepararlos para que el cuerpo los absorba y asimile.
Como los nutrimentos deben llegar a los distintos órganos del cuerpo, este aparato está relacionado con todos los otros aparatos y sistemas, pero de manera más estrecha con el aparato circulatorio, que transporta los nutrimentos.
Para cuidar tu aparato digestivo debes llevar a cabo las siguientes acciones:
Aliméntate de manera correcta y en horarios regulares.
Lava y desinfecta verduras y frutas antes de consumirlas.
Lávate las manos antes y después de ir al baño.
Evita consumir golosinas, frituras y refrescos.
Mastica bien los alimentos.
Lávate la boca y cepilla tus dientes por lo menos tres veces al día.
No bebas agua de charcos o de tomas para riego; observa las recomendaciones de la Jarra del Buen Beber.






El aparato respiratorio
El aparato respiratorio consta de nariz, laringe, tráquea, pulmones, bronquios y alveolos. Su función es abastecer de oxígeno al cuerpo y desechar el dióxido de carbono.
El aire entra por la nariz a nuestro organismo, en ella se filtra, calienta y humedece; de ahí pasa por la laringe para llegar a la tráquea y los pulmones.
En los alveolos, unos diminutos sacos que se encuentran en los pulmones, el oxígeno pasa a la sangre. En ellos también se deposita el dióxido de carbono para ser expulsado del cuerpo.
El oxígeno es llevado por los glóbulos rojos (unos componentes de la sangre) hacia el corazón y luego distribuido a todo el cuerpo, por eso el aparato respiratorio está relacionado de manera muy directa con el sistema circulatorio.
La acción de jalar aire hacia los pulmones se llama inspiración o inhalación, y la de expulsarlo se le conoce como espiración o exhalación. Estos movimientos son involuntarios y automáticos, aunque en cierta medida los puedes controlar. Puedes detener la respiración, pero cuando al cuerpo le falte oxígeno, inmediatamente sentirás el impulso y la necesidad de respirar.





TEMA 3Importancia de las vacunas en la prevención de enfermedades
En tu Cartilla Nacional de Vacunación aparece el historial de las vacunas que te han aplicado. .Sabes cuáles son? Sabes desde cuando se vacuna la gente?
Desde los inicios de nuestra historia, los seres humanos han buscado la manera de evitar enfermedades. Con el desarrollo de la ciencia, se han realizado numerosas investigaciones en este sentido. Uno de los descubrimientos más importantes son las vacunas.
Cuando te vacunan, tu organismo reacciona y forma defensas contra una enfermedad; por lo que, si entras en contacto con quien la tenga será más difícil que te contagies, en caso de contraerla, los síntomas serán menores.
Las vacunas nos ayudan a evitar enfermedades como la tuberculosis, las paperas, el sarampión o la varicela. De modo que cuando sea necesario aplicarte una vacuna debes cooperar, aunque te produzca dolor. El pequeño dolor que pudieras sentir, tendrá como recompensa evitar enfermedades muy serias.
Las enfermedades como la varicela o la viruela se propagan cuando el enfermo entra en contacto con otras personas. Cuando una gran cantidad de personas se contagian, se producen las epidemias. Esto ha sucedido en varias ocasiones a lo largo de la historia, con efectos muy graves.
Por ejemplo, en 1520 los españoles trajeron a México el virus de la viruela y contagiaron a los nativos de estas tierras, lo que ocasiono una gran mortandad.





Envenenamientos, acciones preventivas y medidas de atención
Además de las enfermedades, a nuestro alrededor pueden haber agentes nocivos que ocasionen enfermedades, lesiones o alteraciones de las funciones del organismo. Un agente nocivo es todo aquello que puede afectar nuestro organismo y causarnos daño.
En cualquier lugar de nuestro entorno, ya sea en nuestra casa, en la escuela o en la calle podemos encontrar agentes nocivos; por ejemplo el exceso de ruido o de vibraciones, la mala iluminación, la falta de ventilación y el exceso de calor o de frio.
También se consideran agentes nocivos los virus, las bacterias y otros microorganismos que al entrar a nuestro cuerpo pueden producir daño, así como y las sustancias toxicas.
Prevención de accidentes provocados por sustancias tóxicas
Las sustancias toxicas son compuestos venenosos que causan daño al organismo y que podemos encontrar en forma de polvos, gases y líquidos. El ser humano utiliza productos, que contienen sustancias toxicas, para varios propósitos, por ejemplo, para el control de plagas domesticas (contra ratas, cucarachas, hormigas), para el control de plagas en los cultivos (eliminación de pulgones, escarabajos, hongos, cochinillas); para la limpieza y el mantenimiento de las casas (detergentes, desinfectantes, pinturas, solventes), y como combustibles (gasolina, petróleo, gas LP), entre otros.
Las sustancias toxicas son peligrosas porque pueden dañar nuestra salud, la de los animales, las plantas y el ambiente, si no son usadas de manera segura. Pueden penetrar en el organismo por tres vías: respiratoria (se inhalan por la nariz), oral (se ingieren por la boca) y por vía dérmica (a través de la piel).
Investiga con tus familiares y compañeros que otras sustancias toxicas hay en los productos que se usan en tu casa, escuela y lugares que acostumbras visitar.
Las siguientes acciones ayudan a evitar que dañes tu salud con las sustancias toxicas.
Mantener las sustancias toxicas perfectamente cerradas y guardadas en sus envases originales.
Identificar las sustancias colocando una etiqueta con el nombre del producto.
Separar los productos que sean inflamables y protegerlos del Sol.